|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Beat / Cine / Reseña /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Los lagartos comen arañas… ¡Entendí!

‘The Amazing Spider-Man’: Atractiva en muchas formas

Un "reboot" efectivo con un carismático protagonista.
Actualizado 12 de julio, 2012
POR: Emilio Gómez FOTOS: Sony Pictures
El nuevo Peter Parker del cine, presente en The Amazing Spider-Man, es buenmozo y talentoso. La película se propone relanzar la franquicia del superhéroe arácnido desde cero y, a pesar de ser una historia de origen que todos conocen, el director Marc Webb y su elenco logran hacerla fresca.
 
En esta ocasión se mezcla el nacimiento del superhéroe neoyorquino con el origen de The Lizard, uno de los villanos más conocidos y menos favorables de los cómics. El doctor Curt Connors (Rhys Ifans), manco como Cervantes, busca con desespero la forma de combinar el ADN humano con el de ciertos animales para recuperar su brazo perdido con el poder regenerativo de los reptiles, pero Richard Parker (Campbell Scott), padre de Peter y compañero de Connors en los laboratorios de Oscorp, desaparece misteriosamente junto a su esposa. Peter es criado por sus tíos Ben (Martin Sheen) y May (Sally Field). Años después el huérfano visita Oscorp en búsqueda de respuestas, es mordido por una araña de genes alterados y si aún no saben cómo sigue el cuento, vayan a Wikipedia. El filme se deleita con cómo un chico "perdedor" de pronto desarrolla habilidades increíbles, pero no deja de meter la pata a pesar de sus mejores intenciones. Hasta revela su identidad a alguien sin quererlo en un momento digno de Bart Simpson. El metamensaje es claro: Peter es sorprendente, pero no infalible y eso nos hace preocuparnos por su bienestar.
 
Esta película fue un riesgo calculado para los estudios Sony. El reto era eliminar la mala voluntad generada por Spider-Man 3, la última entrega de la trilogía dirigida por Sam Raimi (Evil Dead II), pero hacerlo con menor presupuesto y más atractivo para el público femenino.
Para ello contrataron a Webb, realizador de (500) Days of Summer, una de las comedias románticas más divertidas y visualmente interesantes de los últimos tiempos. Webb, por su parte, apostó en el talento, apariencia y sex appeal inocente de sus dos protagonistas, Andrew Garfield (Never Let Me Go; The Social Network) y Emma Stone (Crazy Stupid Love; The Help). La decisión fue muy perspicaz. Garfield y Stone, ambos mayores de 20, saben canalizar la torpeza y los impulsos de la adolescencia. La química que muestran en pantalla es fuerte y aparentemente verdadera, pues actualmente son una de las parejas jóvenes más comentadas. Casi se le perdona la velocidad a la que avanza su relación en la cinta.
 
Emma Stone y Andrew Garfield en una escena digna de Twilight, pero mejor justificada. (FOTO: Sony Pictures.)
 
Lo que me lleva a una de las características más peculiares de este largometraje, tanto una virtud como un defecto: hasta los últimos 10 minutos, su trama avanza con rapidez extrema. No quiero decir que vaya en alta velocidad o que cuente con muchos cortes, sino más bien que tantos momentos pequeños y grandes ocurren en tan poco tiempo que se hace difícil de procesarlos. Se siente como si todo ocurriera en una sola semana. Esto es bueno en términos de la creación del superhéroe, lo que ya sabemos, aunque dificulta un poco la capacidad de atarnos emocionalmente a los personajes. Se siente como si todo ocurrió en una misma semana en la vida de Nueva York.

Para comunicar tanta información en tan poco tiempo, Webb utiliza alusiones a otras películas famosas de superhéroes, desde la Superman de Richard Donner (y su escena romántica en las nubes) hasta la primera Spider-Man de Raimi (Sheen, excelente como el tío Ben, encuentra una forma de expresar la famosa frase "Con gran poder viene gran responsabilidad" sin tener que repetirla por enésima vez). Hasta la creación del traje y la razón tras el mismo, uno de los puntos menos explicados en las versiones anteriores, es manejado de forma veloz y aceptable.

La velocidad narrativa de The Amazing Spider-Man nunca resulta confusa, por lo que es una buena decisión. Por tanto, es un poco decepcionante que luego del clímax de acción, la película decida tomarse como 7 largos minutos para llegar a su final (y no me refiero al final escondido ahora reglamentario en todos los lanzamientos de Marvel, ésta incluída).

En conclusión, The Amazing Spider-Man tiene sus pequeños defectos, pero es un buen relanzamiento de la franquicia. Espero con ansias sus secuelas, así como ver al Hombre Araña interpretado en el cine por múltiples actores, cada uno aportándole algo nuevo, como es el caso de Batman y James Bond. Hasta me imagino las discusiones entre fans del futuro sobre quién es su “Spidey” favorito.


En exhibición en los Caribbean Cinemas y Palacio del Cine.
 

Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad