|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Beat / Yo soy el cine /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  

Quienes dejan el cine atrás

SOBRE GEORGE LUCAS Y OTROS CINEASTAS QUE CONSIDERAN EL FIN DE SUS CARRERAS
Actualizado 15 de febrero, 2012
Emilio Gómez
George Lucas es el más reciente de los realizadores de Hollywood que ponderan el fin de sus carreras. En una entrevista con Bryan Curtis del New York Times, el exitoso director y productor de series como Star Wars e Indiana Jones anunció que su más reciente producción Red Tails será su última gran entrega, lo que seguro entristece a muchos y alegra a otros. Su explicación es que quiere volver a hacer el tipo de cine experimental y no comercial con el cual inició su carrera luego de graduarse en la Universidad de California del Sur (USC). Lucas se une a un grupo de cineastas cuyo retiro ha sido anunciado o interpretado con base en sus comentarios recientes, como es el caso de Kevin Smith (Clerks; Dogma; Cop Out; Zack and Miri Make a Porno) y Steven Soderbergh (Sex, Lies and Videotape; Ocean’s Eleven; Traffic; Erin Brockovich). Ahora, ¿por qué nos debe importar?
 
Casi todos los empleos existentes cuentan con un tiempo de expiración. La costumbre es que un individuo se entrene a temprana edad, se incorpore a la fuerza laboral, dedique sus años productivos a su trabajo y lo abandone, en muchos casos de forma obligatoria, cuando alcance cierta edad. Entonces, se espera que el retirado haya ahorrado lo suficiente para vivir el resto de su vida aburriendo a los niños de su vecindad con relatos de “los buenos tiempos”. Si el oficio requiere de algún esfuerzo físico y/o incluye altos niveles de competencia—como en el caso de todos los deportes profesionales—la fecha de retiro es más temprana, determinada en muchos casos por el desgaste físico y mental de la persona. El retiro es algo con lo que casi todo ser humano productivo debe lidiar, con la posible excepción de quienes fallecen en plena juventud.
 
Entonces, ¿qué es lo que llama la atención de que un realizador de cine decida lo que casi todos debemos hacer en algún momento de nuestras vidas? La respuesta, en parte, tiene que ver con el empleo en sí. Para muchos seres humanos, el trabajo es algo necesario que hacemos no por gusto sino por obligación, compromiso y necesidad. El trabajo es tan malo, dice la frase, que por eso lo pagan. Percibimos el cine, sin embargo, como una labor creativa y divertida en la que cada día miles de personas agraciadas recrean los sueños y fantasías de la población de la Tierra. Mejor aun, el requerimiento del cine para muchos es más mental que físico, como es el caso de los guionistas, por lo que alguien como Clint Eastwood puede seguir actuando, dirigiendo y musicalizando largometrajes mucho después de haber cumplido la edad legal de retiro. Algunos, por tanto, no conciben que una persona capaz de seguir produciendo cintas quiera abandonarlo.
Lo que debemos recordar es que un trabajo es un trabajo, no importa cuán atractivo se vea desde lejos. Hasta quienes tuvieron la suerte de crear su propio negocio u obtener su empleo ideal tienen días en los que preferirían estar en un sofá cambiando canales en el televisor. De hecho, muchos artistas y realizadores de cine han dejado la industria sin aviso, y nuestra única reacción ha sido la pregunta inevitable: “¿Y qué pasó con tal actor/director? Ese no ha vuelto a hacer nada.”
 
Toda labor, por más divertida que parezca, corre el riesgo de caer en la monotonía. El cine no es una excepción. Para muchos de estos realizadores es suficiente con ponderar la posibilidad de terminar sus carreras para redescubrir la inspiración que los llevó a Hollywood al principio. Soderbergh, luego de haber estrenado su obras Contagion y Haywire, ahora asegura que sólo quiere tomarse unas vacaciones largas para recargar sus energías y pintar cuadros. Smith, por su parte, ha encontrado una nueva pasión en Smodcast Internet Radio, su canal de programas radiales por internet; aun así prepara su último proyecto fílmico, una saga de hockey canadiense en dos episodios llamada Hit Somebody, a ser filmarda este verano. Incluso el actor Daniel Day-Lewis se retiró del cine por una época para ser carpintero, hasta que Martin Scorcese lo convenció de tomar el papel de Bill el carnicero en Gangs of New York. Su regreso le mereció a Lewis muchas nominaciones en todos los galardones de cine y ganó tanto el Óscar como el Globo de Oro por su rol en en el drama petrolero There Will Be Blood. Day-Lewis, por cierto, pronto interpretará al presidente norteamericano Abraham Lincoln para Steven Spielberg, un director que jamás ha dado señales de retirarse y es el único individuo que sacaría a George Lucas del retiro si algún día deciden realizar un quinto filme de Indiana Jones.
 
Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad