|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Beat / Yo soy el cine /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  

Sobre la oposición a actores en ciertos roles

LA IRA POR LA SELECCIÓN DEL ELENCO PARA '50 SHADES OF GREY' Y LA SECUELA DE 'MAN OF STEEL' NO SE JUSTIFICA
Actualizado 3 de septiembre, 2013
Emilio Gómez

Todo el mundo se cree un maestro del casting. Es inevitable, supongo. Cada individuo tiene opiniones específicas basadas en su criterio propio y defendidas por su derecho a la libre expresión. Cuando uno aborda un taxi o un vehículo de transporte público, ocho de cada diez ocasiones el conductor entablará una conversación sobre política como si fuese el aprendiz bastardo de Juan Bosch o Maquiavelo, siempre en contra de las medidas gubernamentales actuales y con la solución perfecta en mano para cada problema que aflige la sociedad. “Si yo fuese presidente”, etcétera. Sólo que poco cuentan con toda la información necesaria para tomar una decisión diplomática correcta o tienen las agallas para emprender una carrera política.

Esta misma pasión humana por el desacuerdo suele surgir cuando un libro popular o un personaje adorado son adaptados al cine, pues cada quien elige en su mente el elenco ideal para toda buena historia. Recientemente hemos tenido dos ejemplos claros de esto: las reacciones a las nuevas caras selectas para encarnar a Christian Grey, Anastasia Steele y Bruce Wayne. Ben Affleck, el actor que (al estilo Clint Eastwood) reinventó su carrera como director de renombre, será tanto Batman como su identidad secreta junto al Súperman de Henry Cavill en la secuela de Man of Steel. Por su parte, los jóvenes Charlie Hunnam (la serie Sons of Anarchy) y Dakota Johnson (The Five-Year Engagement) fueron escogidos para caminar en los zapatos sadomasoquistas de los protagonistas en la versión fílmica de Fifty Shades of Grey.

El mundo se ha tomado la molestia de hacer clara su oposición a estas selecciones con un estallido de veneno comparable con la erupción del Monte Vesubio. Johnson, la hija de Don Johnson y Melanie Griffith, no es aparentemente lo suficientemente hermosa para el papel de Anastasia, a pesar de que el libro la describe como una chica de apariencia común. Una de las quejas más comunes en el caso de Hunnam, cuyo trabajo este verano en Pacific Rim fue más que aceptable, es que el actor es muy desconocido para interpretar a Christian Grey, el enigmático hombre de negocios con placeres intensos de la novela de de E.L. James. La misma autora apoyó la decisión del estudio, aunque en el pasado había declarado que su primera opción para Grey era el actor Robert Pattinson. Es obvio. Después de todo, su idea original empezó como un cuento erótico en el universo de Twilight escrito por una fanática de la serie.

El señor Affleck, mientras tanto, ahuyenta todo el mal de ojo que recibe en la actualidad por aceptar el papel de uno de los personajes ficticios más famosos y adorados de todos los tiempos, dentro y fuera de los cómics. Su pasado lo persigue a pesar de su imagen actual de cineasta respetable. Películas como Daredevil y Paycheck resurgen en la luz pública como evidencia de cuán mala idea fue elegir al antiguo novio de Jennifer López para ser el único ser humano (ficticio) digno de ser llamado superhéroe.

Ben Affleck (Argo) ensaya a ser Bruce Wayne para la secuela de Man of Steel. (FOTO: Fuente externa.)

¿En serio? ¿Vamos a seguir en este tema? Los lectores más astutos—o quienes nos siguen desde el principio—recordarán que hemos tocado este tema en ocasiones anteriores, mayormente en una columna sobre extranjeros siendo contratados para actuar como personajes “norteamericanos”. ¿Recuerdan la ira generada cuando Henry Cavill, un británico, fue seleccionado como Súperman, el más “estadounidense” de los superhéroes? Man of Steel fue estrenada este verano con éxito y, sí, hubo críticas negativas, pero ninguna de ellas dijo que Cavill lo hizo mal. Ninguna. Puede que el director Zack Snyder no siempre sepa qué hacer con sus actores, pero sí los sabe elegir. Tuvo razón con Cavill en Man of Steel y las probabilidades son altas de que tendrá razón por haber escogido a Affleck para la secuela. Tanto Warner Bros. como DC Comics tienen mucho que arriesgar en ese filme, pues de ahí depende su respuesta a Marvel y su universo cinematográfico. Dudo mucho que tomaran esa decisión a la ligera. Igual Universal, que prepara la adaptación de Grey como la primera en una trilogía lucrativa dirigida a un blanco de público bien establecido. La autora Anne Rice estaba negada a que Tom Cruise estuviese en la película de su novela Interview with the Vampire y hasta ella se tragó sus palabras con el resultado final. Seamos pacientes.

ACTUALIZACIÓN (12 de octubre, 2013): Parece que Charlie Hunnam cedió a la presión de la opinión pública y se retiró del papel de Christian Grey en 50 Shades of Grey.

ACTUALIZACIÓN (23 de octubre, 2013): Continúa la saga de la producción de 50 Shades of Grey. Charlie Hunnam ha sido reemplazado por Jamie Dornan, actor y modelo de 31 años—conocido por su papel en Once Upon a Time y sus anuncios para la la marca Calvin Klein—para el papel de de Christian Grey luego de que Hunnam abandonara el rol. El filme empieza su rodaje este mes de noviembre.

Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad