|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Protagonistas / Entrevista /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  

Mi primera foto

LA FOTÓGRAFA WENDY TACTUK CUENTA LOS DETALLES DE “MI PRIMER RESPIRO”, UN PROYECTO EN EL QUE HA DOCUMENTADO EL COMIENZO DE MUCHAS VIDAS Y LAS EMOCIONES DE DECENAS DE MADRES AL VER POR PRIMERA VEZ A SUS HIJOS
Actualizado 16 de mayo, 2013
POR: María Virgen Gómez FOTOS: Wendy Tactuk

Ella ha dado a luz muchas veces. Sólo tiene una hija, su amada Mar, pero son miles las fotografías que han nacido de los más de veinte partos de los que con su lente inquieto ha sido testigo. Imágenes de dificultad, de temor, de lágrimas felices y de celebración. La aventura emocionante de captar los primeros minutos de la vida de un bebé y que Wendy Tactuk ha identificado como “Mi primer respiro”. De este proyecto en crecimiento, que le ha generado la gratitud, el cariño y el reconocimiento de muchas madres, nos habla hoy su creadora.

¿Cómo se fotografía el primer respiro de un ser humano?
Se fotografía bajo mucha emoción, presión, bajo mucho cuidado y un respeto absoluto no solo para los padres sino también para los doctores. Siempre he dicho que llevar dentro una vida es algo milagroso, un cuerpecito que va creciendo, una vida que se mueve, que imaginas pero que no es palpable. El poder estar ahí presente en ese primer respiro, en ese primer contacto con el mundo exterior, con la vida y con el aire es maravilloso.

¿Cómo empezó esta historia? ¿Cuándo supiste que querías “eternizar” con tu lente ese momento tan importante para tantas familias?
Sin darme cuenta me fijé que lo venía haciendo con mis sobrinos sin pensar nunca en algo como el proyecto “primer respiro”, sino por estar presente y darle apoyo a la familia, pero era inevitable estar con la cámara haciendo clics ante cada detalle. Un día, por el nacimiento de su bebé, un muy buen amigo me llamó a la 1:00 a.m. diciéndome que su bebé ya venía en camino y él quería que yo capturara el momento, mostrando al mundo a su hija. Así fue como en breve tiempo, llena de emoción, yo estaba fotografiándolo a él saliendo de la sala con su bebé. Y nunca olvidaré esa mirada suya llena de felicidad. De ahí nació “capturando el primer respiro” como idea, luego para materializarlo yo quería más, no solo tomar imágenes al salir de la sala sino desde el primer segundo. Necesitaba contar con los permisos de los médicos al ingresar a la sala de partos, y también prepararme técnica y psicológicamente ante tanta emoción. Un par de meses más tarde estaba dentro de la sala viviendo aquella aventura, gracias a la doctora Fernández, quien me hizo partícipe de la llegada de su segunda bebé. Me dio también las pautas y las orientaciones que debemos tener en la sala y demás. En diciembre de 2010 nació oficialmente el primer respiro.

¿Por qué una madre aprecia tu trabajo?
Me llena de mucha emoción escuchar sus palabras luego de aquel momento. Ellas me dicen que a pesar de estar en el proceso y trabajo de parto luego de ver las fotografías pueden vivirlo de una manera diferente, convirtiéndose en testigos de lo que fueron protagonistas. En el parto están muy concentradas en mantener la calma, en llevar su ritmo. Y cuando ven las imágenes que les he tomado aprecian la sensibilidad y el respeto que éstas reflejan. Estoy con ellas durante todo el proceso de pre parto, parto y parte del pos parto. Es un momento único, es el inicio de la historia de su amado y deseado bebé. Siempre he dicho que la labor de la madre es estar concentrada en su proceso y su esposo juega el papel del apoyo, la seguridad, el sostener la mano de su esposa y estar al 100% en ella, viviendo juntos el proceso de convertirse en padres.

¿Cómo te ganas la confianza de los padres para lograr que te hagan partícipe del nacimiento de su bebé?
Casi siempre nos hemos conocido previamente en alguna sesión de maternidad, por lo que ya desde ese momento hacemos una química y comienzas a crear cierta amistad. Normalmente tenemos cita previa para conocernos y explicarles también cual es el proceso, con qué se sienten ellas cómodas, etc. Pienso que ayuda mucho también que soy madre, así que puedo entender perfectamente todo el proceso.

¿Con qué palabras describirías, según lo que ha visto tu lente, la expresión en el rostro de la madre que recibe por primera vez a su hijo (a)?
¡Es tan difícil explicarlo con palabras! Es una mezcla de gratitud, de grandeza, de sorpresa, de amor desmedido. Imagina que en un segundo dejas de estar embarazada para convertirte oficialmente en madre. Son solo minutos para asimilar el cambio.

¿Cómo te manejas para hacer bien tu trabajo y al mismo tiempo ser “invisible” en un momento tan íntimo para los padres y su criatura?
Trato de mantenerme muy al margen en todo momento. Mucho más en las labores de partos que son extensas, y podemos estar juntos hasta 6 horas o más, capturando cada detalle, cada gesto, en ese tiempo sin dudas me vuelvo parte de la familia, es increíble cómo los padres, los abuelos, tíos, hermanos te van abriendo las puertas de su mundo. Eso sin dudas hace que también mi presencia ya no les resulte invasiva.

¿Qué piensan los médicos de ti? ¿Te sienten intrusa o te dan su acogida?
La verdad es que estoy súper agradecida con los doctores con los que me ha tocado estar, a la mayoría le ha encantado el proyecto del primer respiro y eso sin dudas hace que mi labor sea más memorable, muchos nos conocemos en las salas de cirugía y en ocasiones cuando entro siempre suelen saludarme recordando el ultimo parto juntos, o acomodando mi ubicación para las mejores tomas. Más de uno se ha acercado a mí a elogiar el resultado final porque pueden palpar el respeto, la sensibilidad y las emociones del momento.

Cuéntanos alguna experiencia especial, algún parto que recuerdes particularmente, por lo difícil o lo emocionante que éste haya sido.
Cada respiro es especial y único. Todos mis clics van acompañados de risas y lágrimas. Todos han dejado una huella en mí. Pero sí hay uno en particular… Luego de un poco más de 6 horas de labor de parto, ya al momento de llegar el bebé, en ese minuto me salí un poco del papel de fotógrafa y comencé a dar apoyo a la madre para que pujara a su bebé. Hicimos una conexión visual que no olvidaré y comencé a decirle “dale, que ahí viene, tu bebé está ahí mismo”. Los segundos siguientes fueron maravillosos. Por supuesto, yo con cámara en mano, nació su gordito perfecto. Fue un parto muy muy hermoso y de cariño mutuo.

¿Qué deseas decir a esas madres en este mes dedicado a ellas?  
No tengo palabras para agradecerles por darme el privilegio de vivir con ellas y su familia ese gran momento, algo tan privado, tan íntimo, y hacerme parte de ello… Con el primer respiro de cada bebe se inicia una familia, ellas reciben a su hijo y yo a un nuevo sobrinito o sobrinita. Mi gratitud infinita para cada una de ellas por dejarme capturar lo invaluable de la vida, el inicio de su historia como madres. Gracias a: Eva, Karis, Claudia, Pamela, Miralba, Yadhira, Vanessa, Yashira, Carolin, Sylvia, Glennys, Cari Michelle, Paola E., Karina, Yuleidy, Paola Ch., Ashleigh y Marjorie.

Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad