|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Blogs / Outsiders /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  

México

Septiembre es el mes de las fiestas mexicanas. México celebra la independencia ante España (fue en 1810).
Actualizado 15 de octubre, 2012
Ciudad México
Cada 15 de septiembre, a las doce de la noche, en todos los zócalos de todas las ciudades y municipios se repite (con algunos cambios) el famoso grito de Dolores que inicia la independencia nacional. Una multitud impresionante asiste a los zócalos aunque llueva o truene, y no es metáfora. En el DF, el Grito (así se le llama) es una ceremonia de aproximadamente cinco minutos en la que el presidente de la República sale al balcón del palacio presidencial en el zócalo, hace sonar la campana e inicia el “¡Viva!” en el que menciona a los héroes mexicanos de la independencia. Los asistentes a la plaza repiten juntos: “¡Viva!”, como un estribillo al final de cada frase. Luego el presidente grita tres veces: ¡Viva México!, y a cada uno de los tres gritos la multitud responde: ¡Viva! Tras el tercer Grito, el presidente mueve de un lado a otro la bandera, da otro campanazo y todo el mundo canta el himno nacional casi a punto del llanto. El ritual es corto, tan patriótico. Realmente conmovedor. El mexicano celebra su fiesta nacional como casi ningún otro ciudadano. Este año llovió a cantaros en el zócalo de la ciudad de México pero la gente permaneció allí de pie, empapándose de agua desde tempranas horas de la tarde y hasta las doce de la medianoche, todo para poder gritar al unísono ese ¡Viva México! que Molotov, con una particular variación, hizo tan memorable en el extranjero.
 
Todos saben que México es muy famoso por su nacionalismo. Se podría alegar que el mexicano es nacionalista de la misma manera que el dominicano o que otro nacional de cualquier país, pero yo juraría que hay algo distinto. Algo que tiene que ver con un ideal de unión de todo “lo mexicano”, que en verdad es tanto y tan variado que si apenas logra unificarse, tal vez es sólo en ese Grito, en el deseo encerrado allí. Hay una imagen sobre ser mexicano que se sustenta en esas dos palabras. Como si gritar “¡Viva México!” trajera consigo un discurso de identidad, la aspiración de ser un solo México. Pero siempre se escucha en las calles: “México es demasiados México”. Es cierto eso; y no es malo. Un recorrido por los pueblos del interior lo demuestra. Tras salir de las ciudades uno puede confundirse, pensar que se está en otro país, en otro lugar donde las costumbres y el idioma parecen antagonistas. México brilla por esas diferencias. Aunque lo políticamente correcto sea esa idea de igualdad, México está repleto de pueblos diferentes, no mejores o peores, simplemente diferentes. Me gusta pensar que el “Viva México” tiene que ver con eso. Que cuando se escuche también sea para que prevalezca una tierra que es muchísimas tierras, un país cuya identidad es inabarcable, múltiple, deliciosa.
Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad