|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Beat / Yo soy el cine /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  

La fama comienza a los 50

LOS ACTORES QUE ALCANZARON EL ESTRELLATO LUEGO DE CUMPLIR CINCO DÉCADAS DE VIDA.
Actualizado 10 de abril, 2011
POR: Emilio Gómez FOTOS: Fuente externa

En un medio artístico dominado por la juventud, es refrescante ver el surgimiento de estrellas maduras de cine que alcancen el estrellato ya con arrugas en la cara. No hablamos de personas como Al Pacino, Robert De Niro, Meryl Streep, Clint Eastwood o Helen Mirren, quienes encontraron la fama en su juventud y la han cultivado durante años. Más bien, nos referimos a actores que el público aceptó luego de éstos cumplir los 50 años de edad.

 
Es un suceso poco frecuente, pero no sin precedentes. En 1945 Laura catapultó la carrera de Clifton Webb, un actor teatral de 55 años sin experiencia fílmica que fue nominado para un Óscar y luego estelarizó varios éxitos de Hollywood como The Razor’s Edge, Sitting Pretty, Stars And Stripes Forever y la primera adaptación de Cheaper By The Dozen.
 
Pocos individuos demuestran mejor este acontecimiento que Morgan Freeman. A pesar de haber actuado en el cine desde los años 70, no fue hasta 1989 que se dio a conocer: primero como el chofer en Driving Miss Daisy y luego como un sargento de la guerra civil en Glory. De ahí su carrera despegó con éxitos como Robin Hood: Prince of Thieves, Unforgiven, The Shawshank Redemption, Se7en, Bruce Almighty, Million Dollar Baby, The Bucket List, Batman BeginsInvictus, RED y The Dark Knight. Se puede argumentar que ha transformado largometrajes como War Of The Worlds y March Of The Penguins en campeones de taquilla sólo con su profunda voz, la cual comunica tanto sabiduría como dulzura.
 
Este caso de “éxito maduro” es muy común en Gran Bretaña, donde muchos actores afinan su arte durante décadas en los escenarios antes de “ser descubiertos” por Hollywood. Ian McKellan, por ejemplo, era un actor teatral de renombre en su tierra natal cuando decidió arriesgarlo todo con 56 años de edad. Éste produjo y estelarizó una adaptación fílmica de la obra Richard III, que transportó a los personajes de William Shakespeare del medioevo a una Segunda Guerra Mundial alterna. El éxito crítico de la misma lo llevó a papeles mayores como el del director James Whale en Gods And Monsters, el mago Gandalf en la trilogía Lord Of The Rings y el mutante extremista Magneto en la saga X-Men.
 
Hace pocos meses perdimos a uno de los más versátiles “maduros famosos”, Pete Postlethwaite. Se destacó por primera vez junto a Daniel Day-Lewis con In The Name Of The Father y ganó muchos fanáticos con Romeo + Juliet, A Knight’s Tale y The Usual Suspects. Actuó en éxitos como Inception, Clash of the Titans y The Town a pesar de padecer cáncer y siguió trabajando hasta su muerte. Steven Spielberg, con quien trabajó en The Lost World: Jurassic Park, lo describió como “probablemente el mejor actor del mundo”.
 
El fenómeno no se limita a los hombres. Judi Dench tenía 61 años cuando encarnó por primera vez a M, la jefa del agente 007 en GoldenEye, papel que hizo suyo y aún interpreta junto al nuevo James Bond, Daniel Craig. Esa actuación la llevó a trabajar en  otras producciones de renombre como Shakespeare In Love, Notes On A Scandal, Iris y Nine.
 
Este tema no estaría completo, claro está, si dejáramos de mencionar a Anthony Hopkins. A pesar de recibir elogios de los críticos por su participación en filmes como The Lion In Winter y The Elephant Man, éste no alcanzó la fama mundial hasta su rol de Hannibal Lecter en The Silence Of The Lambs, filme que arrasó en los premios de la Academia y le hizo merecer un Óscar como Mejor Actor. Desde entonces ha interpretado todo: reyes, dioses mitológicos, sacristanes, asesinos, fugitivos superdotados, doctores cazavampiros, afroamericanos, jueces de tribunal, justicieros encapuchados, hombres lobo, patriarcas vaqueros, escritores famosos, pintores legendarios, espías, mayordomos, inventores de cereales, corredores de motocicleta, varios millonarios y al menos dos presidentes norteamericanos.
 
La tendencia continúa aún con intérpretes como James Cromwell, Richard Jenkins y Bill Nighy. La moraleja es que, si se es perseverante, nunca es tarde para alcanzar la gloria.
 
Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad