|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Beat / Cine / Reseña /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Regresa la "chica en llamas"

‘The Hunger Games: Catching Fire’: Miradas violentas

La segunda parte de la saga basada en los libros de Suzanne Collins es mayor y mejor que su parte anterior en todos los aspectos.
Actualizado 28 de noviembre, 2013
POR: Emilio Gómez IMÁGENES: Lionsgate

Un acercamiento extremo al rostro de Jennifer Lawrence como Katniss Everdeen en la nieve, cuya simple mirada comunica la carga que su personaje lleva adentro sin decir una sola palabra. La primera imagen de The Hunger Games: Catching Fire ya es suficiente para destacar esta secuela de acción y fantasía, no sólo de su buena primera parte, sino además de todas las otras películas que la influyen o la asemejan (en especial de la japonesa Battle Royale, su “prima ilegítima” más cercana). Lawrence, la estrella de Winter’s Bone, ya era una prometedora actriz joven cuando fue seleccionada para interpretar a la protagonista de la serie de libros escrita por Suzanne Collins, pero desde entonces su talento ha crecido hasta el punto de ser ganadora de premios Óscar y Globos de Oro por su actuación en The Silver Linings Playbook. Ese desarrollo beneficia a Catching Fire y la eleva a algo más que una simple película de gente matando gente.

Ayuda bastante que el material adaptado es bueno para empezar. Si la novela The Hunger Games fue el Star Wars de los libros sobre la sociedad oprimida de Panem, Catching Fire es su Empire Strikes Back: autosuficiente, más grande en escala, más oscuro en su narrativa y marcado con la posibilidad de que quizás esta vez los héroes no lograrán sobrevivir. Los guionistas Simon Beaufoy (127 Hours) y Michael deBruyn (pseudónimo comercial del Michael Arndt de Little Miss Sunshine) reconocen esto y cortan algunas esquinas de la trama, pero logran preservar la esencia de la historia.

Los hombres en la vida de Katniss: Peeta (Josh Hutcherson), Gale (Liam Hemsworth), Finnick (Sam Claflin) y el presidente Snow (Donald Sutherland)
en The Hunger Games: Catching Fire. (FOTO: Lionsgate.)

Empezamos con Katniss, la “chica en llamas” experta en arquería, mientras intenta vivir tranquila en el Distrito 12 junto a su familia y su “más que amigo” Gale Hawthorne (Liam Hemsworth) luego de sobrevivir la edición 74 de los Juegos de hambre, el evento de gladiadores organizado por la opresiva Capital de Panem para mantener en línea a los distritos bajo su mando. Sin embargo, como si el trauma de haber eliminado 22 jóvenes guerreros no fuese suficiente, su solución creativa para crear un empate y “ganar” los Juegos junto a Peeta Mellark (Josh Hutcherson)—su compañero de distrito y “amante” delante de las cámaras—ha sido interpretada como un acto de rebeldía por el tenebroso presidente Snow (Donald Sutherland), así como por muchos ciudadanos de otros distritos. La trama del libro y el filme analiza las repercusiones de las acciones de Katniss y la nueva decisión que ella debe tomar: servir como embajadora de la Capital por la seguridad de sus seres queridos o convertirse en un símbolo de revolución y liberación para los ciudadanos esclavizados del continente post-apocalíptico.

Snow, inteligente y despiadado, no piensa dejarla elegir, por lo que contrata a Plutarch Heavensbee (Philip Seymour Hoffman) para encabezar la nueva entrega de los Juegos con una sorpresa: los participantes serán seleccionados del listado de ganadores previos, el cual incluye a Katniss, Peeta y su mentor Haymitch Abernathy (Woody Harrelson), así como Finnick Odair del Distrito 4 (Sam Claflin), el ganador más joven de todos los torneos; Beetee Latier (Jeffrey Wright) y Wiress (Amanda Plummer), expertos en trampas tecnológicas del Distrito 3; Johanna Mason (Jena Malone), la campeona sin inhibiciones del Distrito 7; y la anciana Mags (Lynn Cohen), una voluntaria muda del Distrito 4 que entrenó a Finnick para su campeonato original.

Los encargados de preservar la ilusión: Effie Trinket (Elizabeth Banks), Cinna (Lenny Kravitz), Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence),
Haymitch Abernathy (Woody Harrelson) y Caesar Flickerman (Stanley Tucci) en The Hunger Games: Catching Fire. (FOTO: Lionsgate.)

El director Francis Lawrence (I Am Legend) hace un excelente trabajo aquí de balancear el drama y la acción en una película de longitud extendida—¡dos horas y media!—que no resulta cansona. Es una grata sorpresa descubrir que los conflictos de Catching Fire son mayormente psicológicos e igual de violentos que sus peleas, gracias en gran parte al calibre de sus actores.

Sutherland (An American Haunting) muestra la amenaza que su Snow escondía en la primera parte. Elizabeth Banks (Man on a Ledge) toma la oportunidad de desarrollar a su Effie Trinket, la encargada de los tributos del Distrito 12, de personaje superficial y chistoso a ser humano con sentimientos. Stanley Tucci (Margin Call) nos mantiene entretenido en las partes más lentas con su Caesar Flickerman, anfitrión de los Juegos y “showman” empedernido. Phillip Seymour Hoffman es excelente como Heavensbee, quien parece determinado a no repetir los errores de Seneca Crane en los Juegos anteriores. El rockero Lenny Kravitz le da un poco más de solemnidad esta vez a su interpretación de Cinna, estilista de modas y amigo de Katniss. Jenna Malone como Johanna parece reciclar su personaje de Sucker Punch, pero esta vez encaja en la película. Patrick St. Esprit (Super 8) parece canalizar el lado malvado de Clint Eastwood en su pequeño e impactante rol como el comandante Romulus Thread, nuevo jefe de seguridad del Distrito 12. Lo único que cuestiono de Catching Fire es que presenta actores como Lynn Cohen (Munich) como Mags y Toby Jones (Tinker Tailor Soldier Spy) como Claudius Templesmith para luego darles poca presencia en la cinta. Eso, además de dos o tres escenas que pierden un poco el sentido luego de cierta revelación sorpresa durante el clímax (se las dejo de tarea).

Ahora, nada del largometraje funcionaría sin la excelente actuación de Jennifer Lawrence, quien tiene el privilegio de encabezar dos franquicias fílmicas exitosas, ésta y la serie X-Men. No revelo sorpresa alguna en decir que The Hunger Games: Catching Fire concluye igual como empieza, con un acercamiento a los ojos de Katniss Everdeen. Lo que cada una de esas miradas comunica dice todo lo que necesitamos saber y más sobre el arco del personaje y nos hace esperar con ansias la tercera parte de la saga. Detalles así hacen de este blockbuster una pequeña maravilla.


En exhibición en los Caribbean Cinemas y Palacio del Cine.

 

Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad