|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Beat / Cine / Reseña /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
¿Invítame al oásis de tus ojos?

‘Golakani Kirkuk’ (Las flores de Kirkuk): Genocidio de telenovela

El relato de una de las mayores tragedias en la historia de Irán e Iraq es diluido por un triángulo amoroso trillado.
Actualizado 4 de julio, 2013
POR: Emilio Gómez IMÁGENES: Fuente externa

Que el amor sea un concepto universal no hace obligatorio su uso en toda obra de ficción. Cuando se trata de los relatos históricos, utilizar un romance ficticio como punto de partida para la audiencia es una práctica común en el cine y la literatura. Titanic, por ejemplo, reduce el naufragio más famoso de todos los tiempos al corto noviazgo entre los personajes de Kate Winslet y Leonardo Di Caprio. El resultado es asombroso cuando funciona, pero si la relación entre los personajes principales tiene rastro alguno de falsedad, entonces el evento histórico—la parte importante de la trama—sufre a la vez. La producción italo-suizo-iraquí Golakani Kirkuk (Las flores de Kirkuk), es una demostración de ello.

Es la segunda mitad de los años ochenta. Najla (Morjana Alaoui), una estudiante árabe de medicina en Italia, regresa a Irak en búsqueda de Sherko (Ertem Eser), su pareja, un doctor quien rompió el noviazgo por correo y desapareció misteriosamente en la región iraquí de Kirkuk. Najla se refugia en casa de su tío (Falah Fleveh), un empresario simpatizante al gobierno de Saddam Hussein que invita con frecuencia políticos y militares del régimen a su hogar. En una de esas fiestas ella conoce a Mokhtar (Mohamed Zouaoui), un soldado carismático y ambicioso al cual se siente atraído. Najla descubre que Sherko ha estado ofreciendo ayuda médica a refugiados kurdos que escapan del bombardeo de sus aldeas durante el acto de genocidio conocido como la Operación Anfal. Sherko es detenido por las autoridades y Najla se propone a salvar a su amor, aunque eso signifique trabajar de enfermera en un campo de concentración y aceptar la propuesta de matrimonio de Mokhtar.

Fariborz Kamkari, director y co-escritor de Golakani Kirkuk, hace un buen trabajo de reflejar las atrocidades cometidas durante los primeros años de la Guerra del Golfo antes de la intervención norteamericana, pero sin jamás recurrir a lo grotesco. La decisión de mantener la acción violenta a un mínimo pudiese ser por razones de bajo presupuesto, pero prefiero pensar que es adrede. Morjana Alaoui, su estrella, tiene una mirada muy expresiva y Kamkari la utiliza de forma efectiva.

Mokhtar (Mohamed Zouaoui) y Najla (Morjana Alaoui) intentan salvar una niña refugiada en Golakani Kirkuk. (FOTO: Fuente externa.)

Sin embargo, el director tiene un talón de Aquiles y aparenta ser el amor. Sus tres actores principales son bastante competentes, aunque no lo suficiente para convencernos de la realidad emocional de su triángulo amoroso. Carecen de motivación pues no existe suficiente química entre ellos para justificar el porqué Najla sacrifica todo por Sherko o Mokhtar está tan obsesionado con ella. Para colmo, Kamkari utiliza el recurso de la narración fuera de pantalla (voice-over) en la que Najla exclama versos poéticos a imágenes de flora en el desierto. ¿Es un sueño? ¿Son sus pensamientos? ¿Está leyendo los pasajes de su diario? La película nunca lo deja claro.

Como consecuencia queda diluida la tragedia histórica, el elemento más importante del relato, lo que es una verdadera pena. El genocidio de los kurdos, al igual que el Holocausto, está repleto de relatos personales que merecen ser contados por artistas de los países afectados, si por la única razón de evitar que algo similar vuelva a ocurrir en el mundo. Fariborz Kamkari, de descendencia iraní, merece todo el mérito por esforzarse en Golakani Kirkuk a llevar ese tema a la pantalla grande, a pesar de haber sido desviado en el proceso por el melodrama y los clisés de telenovela.


En exhibición en el Fine Arts Novo-Centro.

 

Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad