|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Ventana / Cultura Pop /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  

El vinilo está vivo

¿Quién dijo que habían muerto? Hoy, en tiempos de descargas musicales online, iPods y MP3, los discos de vinilo tienen más vigencia que nunca y se han constituido en mercancía ambicionada por los públicos más modernos, y en piezas de arte objeto de exposiciones. Así que si tienes tu colección de discos en pasta, cuídala con recelo, que es una verdadera joya.
Actualizado 11 de septiembre, 2012
POR: Limay González FOTOS: Limay González y fuente externa
¿Nostalgia? Tal vez Lo cierto es que Amy Winehouse posa con esa desfachatez tan propia en un pedazo de cartulina cuadrada. Descarada, el lunar junto a la boca, el inmenso tatuaje en el hombro izquierdo y ese maquillaje y peinado tan tristemente añejo. La productora de la chica más oscura de Londres se apresuró a dejar su huella en vinilos, a la vieja manera, con ese sonido purísimo que renace como el ave fénix.
 
¿Moda? Quién sabe. Pero la industria del vinilo empieza a despuntar en la era de los Mp3, iPods, descargas por internet, tiendas virtuales y esa magia que permite almacenar una extensa biblioteca musical en un minúsculo aparatico. Es impresionante pero cierto: a una velocidad semejante a la que cierran las tiendas de disco se reinventan los vinilos.
Tan vintage como para que tiendas de moda como Urban Outfitters los tengan en sus estantes de lujo: Paul Simon, U2, Julia Holter, Jay Z, Rihanna, Johnny Cash, Lana Del Rey o John Coltraine, The Doors, Elvis y claro, los Beatles.
 
El renacer 
Este año, el Día de las Tiendas de Discos (Record Store Day), que desde 2008 se celebra en Estados Unidos cada 21 de abril, las casi dos mil tiendas independientes de discos de este país, como una manera de llamar la atención de cara a la competencia que les plantea las ventas en línea y los servicios de descarga de música digital, se celebró con una súper tirada de discos de pasta. Un caleidoscopio de estilos y generaciones que fue desde Katy Perry hasta David Bowie, Paul McCartney, los Misfits, White Stripes, James Brown, Flaming Lips y Heady Fwends.
 
“Habría menos tiendas si no fuera por el resurgir del vinilo”, dijo Chris Brown de Bull Moose, una cadena que incluye 10 tiendas en Maine y Nueva Hampshire, quien tuvo la idea de que existiera un Día de las Tiendas de Discos. Así, los dueños de pequeñas tiendas se aferran a los vinilos como su última esperanza de sobrevivencia.
 
Por su parte, en Brooklyn, la fábrica de Thomas Bernich produce discos de vinilo por decenas de miles, alimentando su renacimiento y las ventas. Con cuatro empleados fijos y dos a medio tiempo, fabrica unos 250 mil discos por año y planea duplicar su capacidad de producción en el futuro cercano.
 
Mientras, Alan Bayer, propietario del comercio online de venta de vinylrevinyl.com, asegura en una entrevista reciente que los únicos comercios de música que han logrado sobrevivir en su área son aquellos que dedican un importante porcentaje de su espacio a los vinilos.
 
+LO QUE DEBES SABER DE LOS VINILOS
 
• Se ha generalizado la nomenclatura disco de vinilo o sólo vinilo porque los grupos polivinílicos eran el material habitual para su fabricación. El disco de vinilo queda grabado siguiendo un complicado proceso mecánico de tipo analógico en siete etapas. A pesar de la complejidad, hacer cada disco no dura más de media hora.

• Los discos de vinilo se editan en 4 velocidades: 16 R.P.M., 33 R.P.M., 45 R.P.M. y 78 R.P.M. y en diámetros de 7, 10 y 12 pulgadas.

 
Arte y más arte
Las tiendas de vinilo se esparcen, a la vez que los tocadiscos compiten en formas y colores y los estilosos “storages” para exhibirlos definen tendencias.
 
La última gran apuesta del Museo de Arte de Miami (MAM) fue una muestra de discos de pasta. Un grupo de artistas se unió para explorar con nostalgia ese suceso que impactó en la industria musical desde la década de los años 60. The Record: Contemporary Art and Vinyl exhibe una monumental columna hecha con 3 mil discos de vinilo del peruano William Cordova, así como con el fotomontaje original usado para la carátula del disco More Songs About Building and Food, lanzado por el grupo de música new wave Talking Heads en 1978.
Lo cierto es que ahora más que nunca no es extraño tropezarse en una esquina con vendedores de discos de pasta. Hay que escarbar mucho entre moho y tapas arruinadas por la humedad y el tiempo para encontrar algún tesoro.  Sin embargo, hay quienes se han mantenido por siempre fieles a una gran pasión: coleccionistas de lujo, defensores a ultranza de los viejos discos de pasta.
 
El corto Music Man Murray, que se acaba de estrenar, cuenta la historia del nonagenario Murray Gershenz, dueño de una tienda de discos en Los Ángeles, con cientos de miles de unidades de esta mercancía invaluable. “La gente llamará y dirá: ‘Sabes, cuando yo era muy joven, mi esposa y yo amábamos esa canción… y nos gustaría poder escucharla de nuevo. Y eso es lo que más me gusta. Tratar de encontrar cosas para la gente.”, ha dicho Gershenz.
 
 
Soy si tengo mi vinilo
Las discográficas no son sordas ni ciegas (eso lo sabemos).  Además del regreso de clásicos remasterizados de The Beatles o U2, la “moda” de comprar vinilos ha llevado a un disco los éxitos más actuales y a la bandas o artistas más recientes. Es más, si te respetas, debes aparecer en un disco de pasta.
Scott Neuman, presidente de ForeverVinyl.com, otro comercio en línea, aseguró hace pocos meses a una agencia de prensa que las ventas de vinilos nuevos está superando por primera vez la de los usados.
 
Según un reciente estudio de la consultora Nielsen, en 2011 se vendieron casi un 40%  más de vinilos que el año anterior. El álbum más vendido en 2011 fue el Abbey Road de los Beatles, un disco con más de 40 años.
 
Los fanáticos hablan de un sonido sin igual, de la pureza de la música. Y tanto es así, que una nueva generación de DJ hace filas frente a los discos de pasta. “Les gusta más la forma en que se siente la música tocada en un vinilo, ese sonido análogo, más  vivo, caliente. La música de Mp3 está siendo muy procesada y perdiendo la dinámica, su esencia, es como si estuviera muerta. En los vinilos no se usan compresores, es música viva”, dice DJ Lugo, un chico de 27 años que busca su espacio en el competitivo universo del “house” en las noches de Miami.
 
Realmente no son pocos los que aseguran que el sonido tan particular del vinilo es mejor que cualquier formato digital. Tal vez por eso la manía de “samplear” sonidos grabados en vinilo. Es más, según una teoría de la industria, las bandas nuevas con un vinilo bajo el brazo, encuentran con mayor facilidad sellos discográficos que “las toman en serio”.
 
Ella grita: “The man said ‘why do you think you here’ I said ‘I got no idea I’m gonna, I’m gonna lose my baby so I always keep a bottle near’…” y se le oye como nunca antes. El disco da vueltas azotado por la aguja y desde sus canales Amy se reinventa como si nunca hubiera muerto. Como si estuviera aquí otra vez. Posiblemente ésta sea la magia.
 
+CRONOLOGÍA OBLIGADA
 
1796. Un relojero suizo, de nombre Smooth Nikola, inventa la llamada “caja de música”, una máquina formada por una serie de cilindros, que puede considerarse como uno de los primeros intentos serios de crear un mecanismo que permitiera grabar melodías.

1856. Alexander Parkes desarrolla en Birmingham el primer plástico fabricado por el hombre, de nombre “Parkesina”.

• 1860. El francés Edouard Leon Scott de Martinville está considerado el primero en conseguir una grabación reconocible, audible y reproducible.

1874. W.H. Barlow construye el “Logógrafo”, mediante el que consigue crear un gráfico que represente las vibraciones del sonido producidas al hablar.

1876. El norteamericano Thomas A. Edison fue el primero en patentar el fonógrafo, un aparato capaz de grabar y reproducir el sonido.

1894. La compañía Gramophone de Berliner, produce los primeros discos comerciales.

• 1902. Aparecen en venta en Europa los primeros 10” discos Gramophone (registrados solo por una cara), con versiones operísticas grabadas por Enrico Caruso en Milán.

Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad