|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Beat / Cine / Reseña /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
La lealtad no se le debe a los hombres, sino a los principios

‘El teniente Amado’: Cuenten con él

Un buen primer paso en la producción local de películas históricas realizadas "sobre, por y para dominicanos".
Actualizado 1 de agosto, 2013
POR: Emilio Gómez IMÁGENES: Amado Productions

Los dominicanos siempre hemos sido celosos con que los extranjeros cuenten nuestros relatos. Escritores y realizadores de otras nacionalidades han intentado adaptar segmentos de nuestra historia en múltiples ocasiones—1492, In the Time of the Butterflies y La fiesta del chivo, por mencionar algunos ejemplos—y los resultados no siempre han sido bien recibidos. Poco a poco, hemos tomado las riendas de nuestras propias películas históricas, con resultados mixtos (Lilís, Trópico de sangre y demás). Ahora, sin embargo, contamos con el talento joven, el apoyo gubernamental y el deseo de realizarlas con la calidad y el respeto que ameritan. El teniente Amado promete ser la primera de muchas producciones locales de período que cumplen estos requisitos, y aunque su resultado final no logrará convencer a todos, al menos prueba que empezamos por buen camino.

La cinta está basada en la historia real de Amado García Guerrero (Amaury Nolasco), teniente en el ejército dominicano durante la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo, quien formó parte de la escolta personal del tirano, pero luego estuvo involucrado en su complot de asesinato. Aunque el enfoque es casi completo hacia García Guerrero, también conocemos un poco de los otros conspiradores, sobre todo Salvador Estrella Sadhalá (Liche Ariza) y Antonio Imbert Barrera (Mario Lebrón). El guión, escrito por Huchi Lora, justifica de forma lógica las razones que motivaron a un militar fiel al régimen a cuestionar su lealtad y presenta los hechos como fueron, sin mucho ornamento. Ese grado de sinceridad es poco común en nuestro cine y percibirlo es refrescante.

Carmen Soto (Mercedes Renard) baila con el teniente Amado García Guerrero (Amaury Nolasco) en El teniente Amado. (FOTO: Amado Productions.)

El humor es utilizado de forma esporádica (como cuando Estrella Sadhalá explica el destino del “Generalísimo” en una de las mejores frases de la película) y jamás distrae de la historia, ni siquiera durante los momentos jocosos no intencionales, como cuando Amado baila con su novia Carmen Soto (Mercedes Renard) en una fiesta. Me encantaría escuchar la opinión de un historiador sobre cómo García Guerrero “tenía dos pies izquierdos” o “no lo brincaron de chiquito” para refutar mi teoría de que Nolasco el actor no tuvo tiempo de aprender pasos de merengue.

El teniente Amado tropieza en algunos aspectos, pero en general Félix Limardo, director del documental Sol Caribe, hace un trabajo competente de mantener el filme balanceado. Su elección de tomas largas con pocos cortes en momentos resulta molestosa, como durante la redacción de una carta específica. Las locaciones de filmación son bien utilizadas, aunque en momentos repetitivas. (¿En serio el despacho del presidente Kennedy (Brett Stimely) en la Casa Blanca era tan pequeño o es que él y su hermano Bobby (Ben Cornish) discutían sobre nuestra nación siempre dentro del mismo armario?) Los espectadores atentos podrán determinar al menos dos escenas en la cinta donde existe un uso evidente y cuestionable de chromakey (un fondo verde reemplazado por otra imagen en post-producción). Existe también un sinnúmero de “apariciones especiales” de personalidades dominicanas en la película cuyo único propósito parece ser un juego de “mira quién está aquí” para las audiencias locales. “¿No es ese Cuquín, Ivonne, Micky, Johnnie, Raeldo, Miguel Ángel, Gaby?”, etcétera. Yamilé Scheker (A ritmo de Fe) no califica en este grupo porque al menos su personaje, la tía de García Guerrero, tiene una justificación dramática de estar aquí presente.

Johnny Abbes (Enrique Castillo), Amado García Guerrero (Amaury Nolasco) y el teniente Andújar (Antonio Jaramillo) observan un preso político en la cárcel de la 40 en El teniente Amado. (FOTO: Amado Productions.)

Muchos medios e individuos cuestionaron el uso de actores extranjeros en papeles dominicanos antes de este estreno y aunque se equivocaron con el puertorriqueño Nolasco (de la serie Prison Break), quien convence en el rol de Amado, los otros exportados parecen querer darle la razón a los críticos. El personaje del teniente Andújar, interpretado por el mexicano Antonio Jaramillo (Savages), se siente como un invento de los cineastas para asignarle a García Guerrero un antagonista directo. Jaramillo no deja claro en su actuación el porqué Andújar odia tanto a Amado—¿será racismo o envidia?—y su personaje no cumple otra función más que crear un enlace directo entre García Guerrero y Johnny Abbes (Enrique Castillo) el jefe de la policía secreta de Trujillo y “administrador” del centro de tortura conocido como la cárcel de la 40. Tanto Castillo como Abbes y Mercedes Renard como Carmen Soto son aceptables en sus roles, pero no pueden evitar ciertos deslices en sus acentos que revelan su procedencia internacional.

El peor de todos los casos es Efraín Figueroa, un regular de la televisión norteamericana con papeles en series como The Shield y Walker, Texas Ranger. “Trujillo fue para la historia dominicana lo que Adolfo Hitler fue para los alemanes”, habrá sido el razonamiento del actor, porque su interpretación parece ser una parodia del Hitler de Bruno Ganz en Der Untergang (Downfall), la fuente de todos los videos subtitulados de YouTube donde el líder Nazi se queja de trivialidades contemporáneas. La presencia de Trujillo en el largometraje era necesaria, claro está, pero quizás Limardo debió elegir un actor más imponente (local o no) o quizás manejar a “El jefe” más como el tiburón en Jaws: mientras menos vemos del dictador, más amenazador aparenta.

Rafael Leonidas Trujillo (Efraín Figueroa) grita órdenes en El teniente Amado. (FOTO: Amado Productions.)

A pesar de todo ello, se siente un esfuerzo en todos los aspectos de la producción de El teniente Amado por que ésta fuese respetuosa a la historia de Amado García Guerrero y a la época histórica que describe. En ocasiones no se necesita ser perfecto en la adaptación si se es fiel a la fuente.

NOTA: Esta reseña de El teniente Amado describe la experiencia de ver la versión en español. La película fue filmada de forma simultánea tanto en inglés como en español, de igual forma que la noruega Kon-Tiki. Sería un ejercicio interesante ver qué tanto cambia el largometraje en su edición anglosajona, cuyo título fue reportado como Kill the Dictator.


En exhibición en los Caribbean Cinemas y Palacio del Cine.

 

Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios
Existe 1 comentario sobre “‘El teniente Amado’: Cuenten con él
  1. Rossy Nina

    Felicito a Huchy Lora, este gran conocedor de historia dominicana y ahora guionista de este filme. Creo que el talento dominicano brilla cada vez más. Felicidades.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad