|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Espía de tendencias / La moda a mi modo /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  

El miedo a la individualidad

Soy una persona de contrastes: hoy me como un locrio de salami de mallita y mañana desayuno con mimosa de champagne Cristal.
Actualizado 13 de abril, 2012
Cherny Reyes
Un viernes me subo a un carro público, porque me da pereza caminar tres cuadras y el sábado ando en el nuevo modelo 911 de Porsche. Por eso es que amo la vida que tengo, por la diversidad y variedad de experiencias que me permito. Porque abrazo la novedad como lo criollo, porque puedo encajar en escenarios diametralmente opuestos sin inmutarme. Pero me pregunto, ¿cuántos son realmente honestos con ellos mismos?, ¿cuántos se atreven a romper los moldes sin avergonzarse o sin miedo a la crítica y al estigma? ¿Cuántos son capaces de resaltar de entre la manada?
 
Los expertos en tendencias sociales y comportamiento humano están de acuerdo: vivimos en la era de los clones, en los tiempos del “uniforme”, donde muchas mujeres alienadas por la sociedad usan el mismo estilo en el pelo, se visten igual, comen sushi (aunque odien la comida cruda) y hasta utilizan formas de socialización idénticas. ¿Por qué? Porque la televisión y la influencia de las celebridades han construido una imagen de lo políticamente correcto, de lo que es cool, con unos valores basados en el ideal de delgadez extrema y unas exigencias de éxito frustrantes. Y quien no se inscribe en esta corriente corre el riesgo de quedar excluida. ¿Están las mujeres renunciando a sus propias necesidades por seguir los patrones de una identidad prestada? ¿Ya no está de moda la individualidad y la originalidad? ¿La aprobación colectiva está por encima de las propias necesidades? “Estamos buscando nuestro poder en una imagen en lugar de en nuestras acciones”, dice Polly Young Eisendrath, autora de Women and Desire: Beyond Wanting to Be Wanted (La Mujer y el Deseo: Más allá de querer que te deseen). “Tratamos de parecer atractivas, agradables, buenas, fiables o dignas de algo más, en lugar de poner de manifiesto lo que realmente sentimos y deseamos”.
 
Ursula Oberst, psicóloga y profesora de la  Universidad Ramon Llull y coautora de Life Styles (Estilos de vida) dice que todas las culturas y sociedades refuerzan a los individuos que se comportan como los demás, profesan valores y estilos de vida no muy diferentes de los que prevalecen en esa cultura, y castigan a las personas que no se amoldan a esos estereotipos. Y que esto es precisamente lo que está sucediendo en nuestra sociedad actual. “El egoísmo, el individualismo, el culto a la belleza y a la imagen, aunque promovidos y ensalzados por nuestra sociedad, no son valores sino defectos. Por eso cada quien debe desarrollar sus propios valores y dar prioridad a uno de estos aspectos particulares en su vida cotidiana”, señala Oberst. Si esperas el reconocimiento del entorno al que perteneces, tendrás que vivir de acuerdo con sus valores, sin embargo, la verdadera identidad sólo se puede hallar recorriendo el camino en dirección opuesta. ¿Buscas siempre la aprobación externa? No permitas que la mirada de los otros se convierta en tu espejo. Según los psicólogos, las personas que se obsesionan con la imagen tienen una autoestima baja o débil y salen al “exterior” a buscar solución a su problema, persiguiendo una imagen ideal a la que parecerse para compensar así la falta de seguridad en sí mismas, porque buscan ser aceptadas. Pero lejos de encontrar soluciones, tropiezan con una infinidad de trabas, porque las exigencias son cada vez mayores (la talla dos de hace unos años es ahora la cero) y nunca es suficiente lo que se consiga: el mensaje es que siempre se puede estar mejor.
 
Los analistas afirman que cuando la presión del estereotipo deja de afectarnos, el éxito y la felicidad empiezan a asomarse en nuestras vidas, porque decidimos ser nosotros mismos, entonces, somos libres para decidir qué queremos cambiar… o para comerte tu locrio de salami feliz con tostones y aguacate incluidos.   
Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad