|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Buena vida / Salud y bienestar /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  

De decibel en decibel

LA POLUCIÓN SONORA ES UNO DE LOS FACTORES DE CONTAMINACIÓN MÁS GRANDES DEL MUNDO. SU SUB-PRODUCTO, 'EL RUIDO', UN AUTÉNTICO PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA
Actualizado 15 de agosto, 2011
POR: Patricia Minalla FOTOS: Fuente externa
Exponernos a sonidos muy altos, molestos o al bullicio puede afectar nuestro bienestar general y asegurarnos un pasaje de ida al otorrinoralingólogo.  Migrañas, fatiga, hipertensión, estrés, depresión, ansiedad, histeria, neurosis, aislamiento, irritabilidad, insomnio, falta de concentración, baja productividad, úlcera gástrica y otras enfermedades gastrointestinales, cardiovasculares y del sistema endocrino pueden ser provocadas por la llamada contaminación acústica. Al igual que afecciones como la sordera y el estrés por ruido, muy comunes en la actualidad. 
 
Y es que el aire no solo se contamina con residuos sólidos o gaseosos, el ruido también provoca polución,  denominada contaminación acústica o auditiva. Ésta no es más que exceso de sonido que altera las condiciones normales del ambiente en una determinada zona y que supera los niveles de capacidad de aguante del oído humano. Término estrechamente relacionado con el ruido, que no es más que un sonido molesto e intempestivo que produce efectos fisiológicos y psicológicos no deseados en la mayoría de los seres vivos. 
 
El nivel de ruido que envuelve a la humanidad desde la revolución industrial se ha incrementado con los  avances de la vida moderna. Las fuentes de donde proviene el ruido a gran escala llegan por las construcciones, el uso de automóviles y el transporte, los equipos electrónicos, algunos lugares de entretenimiento, el mal uso de la bocina y el cúmulo de tráfico, entre otros factores que afectan directamente el medio ambiente como cuando subimos el volumen de los reproductores de música, el televisor o los móviles. La intensidad de los distintos ruidos se mide en decibeles (dB), unidad de medida de la presión sonora. El umbral de audición está en 0 dB (mínima intensidad del estímulo) y el umbral de dolor está en 120 dB. 
 
¿Cuál es el tope soportable?
Según la Organización Mundial de la Salud, el límite máximo de decibeles deseables para nuestro sistema auditivo es de 50, si se sobrepasa esta cifra, corremos el riesgo de sufrir una disminución importante de la capacidad auditiva, así como otros trastornos. El déficit auditivo provocado por el ruido ambiental se llama socioacusia y según los especialistas es la pérdida de la capacidad auditiva a causa de factores sociales y ruidos no ocupacionales ocasionados por la exposición a sonidos mayores a los 80 dB. 
 
La venganza del ruido
Ante una exposición prolongada a un ruido el sistema auditivo se resiente, sumado al desgaste de nuestros oídos, un proceso silencioso con efectos raras veces palpables. Si al percibir un ruido escuchas un silbido en el oído, ésta es una señal de alarma a la cual debes poner atención.
 
Aunque inicialmente, estos daños no son permanentes, si la exposición a la fuente de escándalo no para, las lesiones serán definitivas y la sordera irá creciendo con los días hasta que la persona quede totalmente sorda.
 
+LIBRE DE RUIDOS
Convivir en un ambiente ruidoso dificulta la sociabilidad entre los individuos, por eso aquí te damos pautas para que te involucres directamente y tomes cartas en el asunto.
 
1. Levántate en el primer aviso de tu despertador, cada vez que suene estará contaminando tus oídos con unos 80 dB.
 
2. Cuando conduzcas, evita tocar bocina. Cada bocinazo emite un sonido que supera los 120 dB.
 
3. Si tienes un motor utiliza silenciador. Una moto emite unos 90 db, valor similar al que produce un camión.
 
4. Enseña a tus familiares y compañeros de trabajo a evitar los ruidos excesivos, y a bajar el timbre de los teléfonos, el volumen de la televisión y de la radio. 
 
5. ¡No vociferes! Dispónte a siempre hablar en un tono adecuado.
 
6. Acondiciona tu casa con ventanas y puertas lo suficientemente robustas para impedir el paso del ruido entre estancias. Las alfombras, las cortinas y los tapices gruesos, así como las superficies almohadilladas, también absorben ruido.
 
7. Respeta los límites de velocidad (a mayor velocidad, mayor ruido), evita además los acelerones y frenazos bruscos.
 
8. Si vas a usar transporte público y deseas escuchar música, ponte audífonos.

Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad