|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Beat / Cine / Reseña /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Reseña

‘Cloud Atlas’: Una Matrioska audiovisual

Tres directores convierten una novela popular en una cinta larga, pero fascinante.
Actualizado 20 de diciembre, 2012
POR: Emilio Gómez FOTOS: Fuente externa

Cloud Atlas es una obra que rechaza la descripción convencional. Pertenece entre otras al género hyperlink—la especialidad de directores como Quentin Tarantino y Alejandro González Iñárritu—donde escenas se alternan entre múltiples tiempos, espacios y puntos de vista para relatar un cuento, de la misma forma que alguien haría clic a los enlaces dentro de un artículo de Wikipedia mientras lo lee para entenderlo mejor. Cintas como Pulp Fiction o Babel suelen mantener diferentes historias entrelazas dentro de un período de tiempo corto y manejable, mientras que Cloud Atlas pretende contar una sola historia, en seis episodios, en un período de casi 500 años (sólo The Tree of Life de Terrence Malick y The Fountain de Darren Aronofsky se le comparan). Al mismo tiempo Cloud Atlas intenta un truco mayor: convertir una trama de cine en una Matrioska, la muñeca rusa que contiene otra dentro de sí que también guarda una adicional, la cual también esconde una, etcétera.

 
Esta estructura es heredada del material original, una novela de 2004 por el escritor inglés David Mitchell. El libro está lleno de escenas fantásticas y se consideraba imposible de llevar al cine, por lo que ningún estudio grande financiaría su adaptación y sólo una alianza entre visionarios locos y jóvenes se atrevería a intentarlo. Gratifica saber que dichos jóvenes ilusos resultaran ser los hermanos Wachoswski—acostumbrados a hacer la fantasía realidad desde The Matrix—y Tom Tykwer—conocedor de qué implica realizar una película "imposible" luego de Perfume. Andy, Lana (antiguo Larry) y Tom buscaron inversionistas fuera del mundo de los estudios para filmar la película a su manera y luego ofrecerles la distribución a Warner Bros. El resultado es uno de los largometrajes independientes más costosos de toda la historia, así como una de las experiencias más extraordinarias que hemos visto, y posiblemente veremos, en todas nuestras vidas.
 
La autopista del futuro, vista en uno de los capítulos de Cloud Atlas. (FOTO: Fuente externa.)
 
Vamos por el tercer párrafo y ni siquiera toco la trama de Cloud Atlas. La verdad es que intento evitarlo, en parte para no arruinarles sorpresas y también porque temo confundirles. La enumeraré por historias y épocas, como si fuese una presentación de PowerPoint.
 
1. Un abogado norteamericano en 1849 conoce a un doctor y un esclavo durante un encargo de negocios que realiza en una isla del Océano Pacífico para su suegro rico. El joven se enferma en el barco de regreso a América y tanto el doctor como el esclavo cambiarán su vida durante el viaje.
 
2. Un músico bisexual en 1936 se muda con un viejo compositor famoso en Escocia, trabaja como su secretario y propone utilizar la reputación del anciano para catapultarse a la fama con la sinfonía que compone.
 
3. Una reportera en 1973 corre por su vida en San Francisco mientras investiga los secretos peligrosos de una nueva planta nuclear.
 
4. Un criminal en 2012 se convierte en asesino y autor popular, en la misma noche, por lo que sus hermanos exigen las ganancias de venta de su libro a su publicista, quien las ha utilizado para saldar deudas. Asustado, el publicista pide ayuda a su hermano rencoroso, quien lo deja atrapado en un asilo de ancianos, con deseos de escapar.
 
5. Una clon en Neo Seúl de 2144, programada para servir en una franquicia de restaurantes junto a sus "hermanas", es liberada por un rebelde militante y descubre el secreto de su existencia.
 
6. Una tribu de humanos en una isla del futuro post-apocalíptico se defiende de los caníbales salvajes que los tormentan, mientras una miembro de la última civilización avanzada le pide ayuda a uno de ellos para subir una montaña prohibida.
 
Tom Hanks como un científico de los años setenta, uno de sus múltiples papeles en Cloud Atlas. (FOTO: Fuente externa.)
 
La relación entre todos los cuentos es que cada uno "sangra" hacia el que le sigue y al anterior de varias maneras. El relato del abogado es un viejo diario que lee el joven músico. El novio del músico es un científico anciano que le advierte el problema de la planta nuclear a la reportera. La historia de la reportera es contada por su vecino en su primera novela, la cual el publicista considera. La historia del publicista en el asilo es convertida en una película vista por la clon. Finalmente, la historia de la clon funda una religión en la isla de las tribus.
 
Además, tanto la novela como el filme se fundamentan en la reincarnación, representada en ambas por un lunar en forma de cometa. (El título de la novela, que alude a un volumen de referencia meteorológica, lo justifica, pues las nubes crecen, derraman su contenido en la tierra, desaparecen y vuelven a subir como vapor al cielo para repetir su ciclo.) Esto le permite a los cineastas reutilizar el mismo elenco en todas las historias: Tom Hanks, Halle Berry, Jim Sturgess, Jim Broadbent, Ben Whishaw, Doona Bae, James D’Arcy, Keith David, Hugo Weaving, Susan Sarandon y Hugh Grant.
 
¿Cómo pueden tantas historias representar un sólo relato? Una cinta de esta magnitud es difícil de explicar. La única ayuda que puedo ofrecerles es mi interpretación, la cuál es ésta: La humanidad repite los mismos errores una y otra vez, dejándose manipular por los opresores que imponen su voluntad en los débiles, pero siempre existirán almas valientes dispuestas a pelear para que los opresores pierdan más poder en cada generación. Además el amor es eterno, el karma es real y la redención es posible. 
 
Un alma a través de los siglos: Halle Berry en tres de los roles que interpreta en Cloud Atlas. (FOTO: Fuente externa.)
 
Hugh Grant y Hugo Weaving representan a los opresores en los relatos; Doona Bae y Ben Whishaw, a los oprimidos; Halle Berry y Jim Sturgess, a los rebeldes. Jim Broadbent, James D’Arcy, Keith David y en especial Tom Hanks representan el karma y la redención. Hanks, en particular, es un pecador en el comienzo cronológico de la película, luego es castigado, descubre el amor y poco a poco lucha para mejorarse, aunque algunas costumbres de ser inferior jamás lo abandonan.
 
A esta altura no he hablado sobre la cinematografía de Cloud Atlas, su ambientación, sus actuaciones, sus maravillas visuales. Quienes conocen el pedigrí de los actores y realizadores involucrados no necesitan eso de mí. Aquellos que hayan leído hasta aquí ya están decididos si desean o no verla en el cine.

No es costumbre discutir la película durante las proyecciones de pre-estreno, pero el disgusto entre algunos de mis compañeros de profesión luego de Cloud Atlas era aparente en su lenguaje corporal. No los culpo. El filme es extenso, enredado, complejo. Un expectador que lo vea desde el principio podrá confundirse tanto como otro que llegó tarde al cine. No está diseñado por mercadólogos para atraer al público en general, pero sí representa una nueva manera de cómo contar historias en el cine. El tiempo dirá si me equivoco. Después de todo, una nube es una nube, por más que nuestro cerebro le atribuya otras formas al verla. Sólo admito que luego de su proyección salí del cine a) pensativo, b) con una sonrisa en la cara y c) con muchas ganas de verla otra vez. En mi corta experiencia, esas suelen ser buenas señales. Si la abordan con paciencia y una mente abierta, Cloud Atlas se abrirá ante sus ojos y les revelará maravillas.

 
NOTA: Algunos expectadores estarán molestos con los actores "blancos" que interpretan a asiáticos en esta película. A ellos les recuerdo que todo el elenco realiza papeles con etnicidades, nacionalidades y hasta sexos diferentes. Doona Bae, oriunda de Corea del Sur, hace aquí de clon, latina, caucásica futurística e inglesa de la era victoriana. Una cinta donde Keith David empiece como esclavo en el pasado y termine como líder revolucionario en el futuro no amerita acusaciones de discriminación racial.

En exhibición en el Fine Arts Novo-Centro.
 

Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad