|    Síguenos en:  
Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Síguenos en Google+  Síguenos en RSS
 
Beat / Yo soy el cine /
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  

¿Cine o video?: Una guía práctica

CUATRO PASOS PARA APRENDER A DECIDIR CUÁLES PELÍCULAS MERECEN VERSE EN LA SALA DE CINE
Actualizado 16 de abril, 2012
Emilio Gómez
En esta época de bovinos esbeltos la meta es no desperdiciar el dinero, ni siquiera en nuestro entretenimiento. Poco molesta tanto como sentirse engañado por haber pagado una taquilla de cine para ver un “disparate” en la pantalla grande. Aunque el ideal para toda película es ser presenciada por una audiencia en una pantalla grande, yo mismo he tenido que desarrollar un sexto sentido sobre cuáles películas necesito ver en el cine, cuáles pueden esperar hasta su llegada a los clubes de video y cuáles sería mejor encontrar por accidente un domingo en el canal 5. A continuación, mi metodologiá de selección.
 
a) Sé con claridad lo que me gusta
Dijo una vez el crítico Gelett Burless: “No sé de arte, pero sé lo que me gusta”. Suena obvio, pero es muy importante. Durante toda la vida, cada individuo desarrolla preferencias muy específicas que suelen refinarse con el tiempo y a veces cambian, pero por lo regular son constantes. Si has visto suficientes películas ya debes tener claro qué te motiva más. ¿Acción o suspenso? ¿Drama o comedia? ¿Terror gráfico o psicológico? ¿Humor verbal o visual? ¿Tramas simples o enredadas? Tómate el tiempo de autoanalizarte sobre qué disfrutas y sólo paga cine por ello. Si prefieres ver en grande mujeres con escote prominente rodeadas por efectos hechos en computadora en vez de tramas complejas sobre el significado de la vida, estás en todo tu derecho.
 
b) Aprendo sobre actores y directores
Cuando uno se asegura de qué tipo de películas prefiere se da cuenta  de las similitudes que existen entre los largometrajes que más le han gustado y uno de los elementos más comúnes entre ellas resultarán ser los actores y los directores. Por más versátiles que sean ciertos intérpretes y cineastas, casi todos se apegan a un estilo muy específico que permanece durante toda su filmografía. Por tanto, es probable que quienes disfrutaron a Tom Hanks en Forrest Gump lo amarán en Road to Perdition y quienes fueron fanáticos del Shaun of the Dead de Edgar Wright gozarán con su Scott Pilgrim vs. the World, a pesar de todas ser cintas muy diferentes. Cuando se acabe una película que te gustó, espera un momento, lee los créditos, apréndete los nombres de las estrellas y los realizadores, luego dales prioridad a los estrenos que los incluyan. No es complicado y te hará sentir más seguro de tu decisión.
 
Los créditos de cine no sólo sirven para esconder finales sorpresa.
 
c) Analizo el avance o trailer
Realizar mercadeo para un filme es un arte en sí. Todo avance es un comercial y su objetivo es convencerte de comprar la boleta en tu mente antes del día de estreno, aunque eso requiera “esconderte la verdad” del producto. Ahora, si éste es bueno, se vende por sí solo. Las películas que están seguras de su calidad y de las altas probabilidades de su éxito en taquilla suelen darse el lujo de enseñar muy poco en sus trailers, pero lo que sí muestran es impresionante. Al contrario, un proyecto que no haya quedado como sus realizadores esperaban suele tener avances escandalosos con muchos momentos divertidos porque los de mercadeo utilizaron las únicas escenas buenas de toda la producción. Estudia en Internet o en tus DVD y Blu ray los anuncios de películas disponibles, tanto de las que te gustaron como de las que no.
 
d) Alquilo películas fuera de mis gustos
Ninguna de éstas tácticas te ayudarán a desarrollar un buen cine-radar si no lo calibras de vez en cuando con material fuera de tu zona de confort. Existen videoclubes físicos y servicios online con ofertas como paquetes de 10 o más alquileres, discos sin recargo o hasta películas ilimitadas por un precio módico. Aprovecha la diferencia de costo y arriésgate a elegir cintas de géneros que no te gusten. Si eso está fuera de tu alcance, aprovecha las tandas de películas en los canales del cable o en las emisoras locales. Esto ampliará tu criterio sobre el séptimo arte y en el proceso descubrirás algo que amplíe tu paladar fílmico.
 
Toma en cuenta que éstas tácticas son una guía y no pueden evitarte por completo una experiencia desagradable en la sala de cine, pero si sigues estos pasos tu mente, como un músculo que se desarrolla con el ejercicio, pronto aprenderá a discernir qué vale la pena ver en grande. Aun mejor, cuando elijas un “clavo”, al menos lograrás disfrutarlo por lo que es.
 
Volver arriba Volver arriba
Compartir: Enviar a un amigo  Síguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  
Comentarios Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 


Publicidad


Revista U © Asalvo Comunicación. Todos los derechos están reservados.
Diseño por The Black Jaus & Emilio Gómez. Plataforma por WordPress.

Aviso Legal | Política de privacidad | Publicidad